skip to Main Content
NUESTROS SERVICIOS

Notas Importantes

En las últimas semanas se ha estado discutiendo la existencia del sistema de franja de precios para cuatro productos agrícolas: leche, maíz, arroz y azúcar. El sistema de franjas funciona como un corrector de los precios de importación de estos productos tomando como premisa que los precios internacionales están distorsionados por subsidios o barreras al libre comercio en los países productores de estos cuatro productos.

El impacto de las medidas que distorsionan precios en países, como Estados Unidos, miembros de la Unión Europea, India, China y, muchos más, y para graficar mejor las distorsiones, incluso Guatemala, país que ha denunciado nuestro sistema de franjas ante la Organización Mundial del Comercio (OMC), y al cual no le podemos exportar, se aprecia en que el mercado internacional de estos productos se convierte en uno de excedentes en el cual se transan solo volúmenes residuales de la producción de los grandes productores protegidos. Por lo tanto, cualquier cambio pequeño en la producción o consumo mundial genera un fuerte impacto en los precios.

El comercio internacional con estas características no se puede considerar un mercado libre ni de competitividades reales. Esta situación es de conocimiento de nuestras autoridades y también de la OMC, institución que pretende actuar como el gran árbitro del libre comercio mundial.

Cuando me he manifestado a favor de la existencia del sistema de franja de precios, no ha sido por una posición en contra de la competencia ni del libre mercado, sino por la necesidad de corregir los precios distorsionados. Los productores peruanos no podemos exportar a muchos de los países que podríamos hacerlo pese a que somos más competitivos que ellos.

Una de las mayores ventajas del libre mercado es que, al abrir las fronteras al comercio internacional, tanto empresas como consumidores se benefician. Por el lado de las empresas nacionales, estas pueden dirigir su producción hacia enormes mercados con demanda por bienes en los que el país tiene ventaja comparativa. Por el lado de los consumidores, estos obtienen productos importados a menor precio o de mejor calidad que si estuviesen restringidos a comprar solo de la oferta doméstica.

El libre comercio, sin embargo, no siempre es tan libre. En el Perú ello se hace patente en el caso de la franja de precios, una medida utilizada por el gobierno con el fin de “estabilizar el valor de las importaciones” de arroz, azúcar, leche y maíz. En el contexto actual –en que el precio de estos productos ha caído en el mercado internacional– la banda de precios favorece únicamente a los productores locales, pues implica exigirles onerosos aranceles a los bienes importados que compiten con ellos.

Al respecto, el mes pasado, la Organización Mundial de Comercio (OMC) falló a favor de Guatemala en la disputa comercial que el gobierno de ese país había presentado hace dos años contra el Gobierno Peruano, concluyendo que la franja de precios representa un “gravamen variable a la importación” incompatible con los acuerdos de la organización.

Para acatar la decisión tomada por la OMC, la ministra de Turismo y Comercio Exterior, Magali Silva, ha indicado que la franja será modificada en un plazo de hasta 18 meses. Esto, luego de una primera reducción ocurrida en el mes de mayo, en la cual se fijó un límite de 20% a la tasa arancelaria de productos relacionados al maíz, la leche y el azúcar.

Un estudio realizada por el experto Enrique Nolte Maldonado, revela que los efectos del anunciado fenómeno El Niño (FEN), que traerá consigo intensas lluvias, también traería efectos positivos para la agricultura y en la ganadería.

El estudio fue dado a conocer por Luis Alfaro Garfias, asesor de la Presidencia ejecutiva de Sierra Exportadora, durante el Foro ¿Qué debe hacer el Sector Agroexportador ante el Fenómeno de El Niño? en Chiclayo (Lambayeque). “Los peruanos también debemos estar preparados para los efectos positivos de ‘El Niño’, no todo es malo”, expresó.

Alfaro Garfias informó que entre los esquemas analizados, se tiene que en la zona norte del Perú, hay almacenada una gran cantidad de guano de cabra y de burro que contienen semillas, que podrían aprovecharse para producir abundante forraje.

“Sembrando este guano –según Nolte, acotó– con la gran cantidad de lluvia y excesivo calor que se presentará en la zona norte del Perú, se podría generar una buena cantidad de forraje que serviría para alimentar principalmente al ganado vacuno y porcino”.

Leer original

Los constantes cambios de temperatura y la inminente llegada del Fenómeno “El Niño” causan preocupación en el sector agroexportador de la región Lambayeque.

La gerente de la Asociación Regional de Exportadores (AREX), Paola Corvacho Valderrama, precisó que la mayor afectación se presentará en las localidades de Olmos y Motupe, donde se cultivan el mango, la uva y la palta, considerados como los principales productos de agroexportación de esta zona norte del país.

Manifestó que a la fecha se vienen registrando problemas en la floración en cuatro mil 500 hectáreas de mango por la constante variación de temperatura; por lo que aseguró que de presentarse intensas lluvias como parte del FEN, las pérdidas serían considerables.

“Nosotros estamos muy preocupados por el fenómeno El Niño. De presentarse, se afectarían más de cuatro mil 500 hectáreas de mango y también corren riesgo las exportaciones de uva y palta, que son productos perecibles”, expresó.

Las declaraciones las formuló al término del foro denominado “Acciones para enfrentar el sector Agroexportador el fenómeno El Niño 2015 – 2016 ”, el cual se desarrolló en Chiclayo y con la presencia de funcionarios de Defensa Civil, Agricultura, entre otros.

NUESTROS ALIADOS ESTRATÉGICOS
Back To Top